Political prisoners in Cuba

EL HIJO NO DESEADO

EL HIJO NO DESEADO
19-04-2011.
Arnaldo Ramos Lauzurique
Economita, Ex de Conciencia del Grupo de

(www.miscelaneasdecuba.net).- Al VI Congreso del Partido Comunista de
Cuba (PCC) sus progenitores no lo querían y a los demás les resultaba
indiferente. Según lo establecido, debía ocurrir en 2002 pero se esperó
9 años para celebrarlo, no querían parirlo, pero el engendro no podía
esperar más.

Se comprende que la alta jerarquía del régimen estuviera renuente a
realizarlo, ya que nada había que ofrecer. Su única alternativa sería
aplicar medidas de fondo, pero ese paso le estaba vedado por temor de
que el poder totalitario se le fuera de las manos.

Un evento que supuestamente debe trazar el rumbo de la nación para los
próximos años, no ha despertado el más mínimo interés en la población.
No se hablaba de él en las variadas colas que los ciudadanos debían
hacer a lo largo del día, en las paradas de ómnibus, ni en lugar alguno
donde se concentra la gente; aunque los comentarios si eran abundantes
acerca de las molestias que estaba causando el desfile militar y los
ensayos que se efectuaron por más de una semana para realizar éste, que
provocaron una gran dislocación del y otras incomodidades.

La puesta en escena de la farsa tuvo como preámbulo la demostración de
fuerza que significó ese pomposo desfile militar. La exhibición de
fierros repintados, y sobre todo de las fuerzas represivas con armas
largas, no estaba dirigida al "enemigo imperialista" sino a la
población. Ello transmitía un mensaje claro de intimidación subliminal:
"No vamos a permitir acontecimientos como los del Medio Oriente, aquí
hay un Tiananmen garantizado". Ello lo dejó claramente expresado Raúl
Castro en su discurso, cuando dijo: "…lo que menos haremos es negarle al
pueblo el derecho a defender su Revolución, puesto que la defensa de la
independencia, de las conquistas del socialismo y de nuestras plazas y
calles, seguirá siendo el primer deber de todos los patriotas cubanos".
Lo cual quiere decir, que seguirán organizando turbas de descerebrados
para hostigar y golpear a ciudadanos pacíficos, incluyendo mujeres, que
manifiesten sus discrepancias.

Al abrirse el telón, con solo las palabras de Raúl Castro, ya se aprecia
el fracaso. El régimen se ha pasado más de medio siglo vendiendo un
futuro luminoso que no llega -y ha tenido cierto éxito en ello- pero el
método se agotó. Dijo claramente que no había que hacerse ni sembrar
falsas ilusiones, acerca de que los Lineamientos y las medidas para
implementar el modelo económico constituían el remedio universal para
todos los males; y que además, aplicarlos demandaría no menos de un
quinquenio.

Si como se dice popularmente, la esperanza es lo último que se pierde,
el Congreso comenzó cortando todas las esperanzas de cambios de fondo,
si es que alguna había en algún sector de la población.

Ante el enorme cúmulo de insatisfacciones prometió algunas migajas,
relacionadas con la compraventa de viviendas y autos, la ampliación de
la entrega de tierras ociosas y el otorgamiento de créditos a los
trabajadores por cuenta propia y a la población en general. Esas medidas
serán bienvenidas si efectivamente se ajustan a las aspiraciones
expresadas por la población.

Sin hay dos aspectos en el discurso que ilustran claramente que
no se adoptarán medidas de fondo. El primero se refiere a que se
desestimaron las proposiciones que abogaban por permitir la
concentración de la propiedad, y el segundo cuando expresó que: "El
incremento del sector no estatal de la economía, lejos de significar una
supuesta privatización de la propiedad social,…,está llamado a
convertirse en un factor facilitador para la construcción del socialismo
en Cuba, ya que permitirá al Estado concentrarse en la elevación de la
eficiencia de los medios fundamentales de producción".

Al no permitirse la concentración de la propiedad, el trabajo privado
solo crecerá en la cantidad de micro chinchales -casi todos comerciales-
sin que lleguen a convertirse ni siquiera en pequeñas empresas, y
quedarán simplemente como un medio facilitador para que el Estado pueda
hacer en los próximos 5 años con sus empresas, lo que no ha hecho en 50,
convertirlas en eficientes, lo cual resulta difícil de creer.

Una confesión sorprendente, no por desconocida, sino por venir del
propio Raúl Castro fue que: "Lo que aprobemos en este Congreso no puede
sufrir la misma suerte que los acuerdos de los anteriores, casi todos
olvidados sin haberse cumplido", lo que le hizo exclamar que se le caía
la cara de vergüenza por ello, pero no obstante, pretende que la gente
crea en estas nuevas promesas.

También dijo que "es una verdadera vergüenza" que en más de medio siglo
no se haya asegurado "la promoción a cargos decisorios de mujeres,
negros, mestizos y jóvenes,…", pero no dijo, que precisamente en los
últimos años, él no ha cesado de promover para esos cargos a viejas
momias, incluso para sustituir a personas mucho más jóvenes.

Pero no se le cayó la cara de vergüenza para darse otros dos períodos
consecutivos de 5 años al frente del Partido, el Estado y el Gobierno,
dando a entender que tendríamos que soportarlo hasta los 90 años de
edad, si por suerte no ocurre otra cosa.

http://www.miscelaneasdecuba.net/web/article.asp?artID=31986

Tags: , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
April 2011
M T W T F S S
« Mar   May »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives