Political prisoners in Cuba

Disidentes cubanos regresan a la isla con más fuerza para luchar

Publicado el sábado, 06.15.13

LA DISIDENCIA EN CUBA

Disidentes cubanos regresan a la isla con más fuerza para luchar
JUAN O. TAMAYO
JTAMAYO@ELNUEVOHERALD.COM

Cuando Berta Soler, líder de las disidentes de Cuba,
regresó a la isla el mes pasado después de su primer viaje al
extranjero, se sentía lista para reanudar la ardua pelea contra el
gobierno comunista.

Soler recibió una bienvenida de héroe en y Europa.
Grandes audiencias habían aplaudido sus denuncias sobre el sistema
instaurado por Castro. Y su grupo había conseguido nuevos seguidores,
contactos, y más de $65,000 en premios y donaciones.

Guillermo Fariñas, también en su primer viaje al extranjero como
, dijo que ha “oxígeno espiritual, material e
ideológico”, así como una nueva y mejor comprensión de los exiliados
cubanos, e incluso un buen libro sobre las transiciones a la democracia.

Después de que Cuba suavizó en enero sus regulaciones sobre los viajes
al extranjero, cada vez han sido más los disidentes que no solo viajan
al extranjero, sino que regresan a la isla bien descansados, con más
energía y ambiciones, más partidarios y contactos en el extranjero, y
más recursos.

Antes de los cambios, la mayoría de los disidentes no podía salir de la
isla, excepto con pasajes de ida sin regreso. El gobierno imponía un
sello de “Salida Definitiva” en sus documentos, y no permitía que
regresaran a excepción de visitas humanitarias extremadamente raras.

Regis Iglesias, uno de los 116 presos políticos liberados y
prácticamente obligados a exiliarse en España en el 2010 y el 2011, dijo
que solicitó regresar hace un año para volver a su trabajo con el
opositor Movimiento Cristiano Liberación. La Habana no ha respondido a
su petición.

El caso de Iglesias puede compararse con el de Soler, que regresó a La
Habana el 27 de mayo, después de un viaje internacional de 78 días, e
inmediatamente anunció ambiciosos planes para expandir las actividades y
la membresía de las Damas de Blanco, que ahora asciende a unas 230.

“Me siento más fuerte. Soy más fuerte”, dijo Soler, porque durante el
viaje pudo “hablar con otras personas, pude denunciar al gobierno.
Salimos en busca de apoyo moral, espiritual y material, y lo
obtuvimos… Esto me da una fuerza tremenda”.

Exiliados cubanos se comprometieron a organizar becas para hijos de
disidentes, a quienes a menudo se les niegan las escuelas de su
elección, añadió la especialista en técnica de laboratorio, de 50 años.
Y varias organizaciones no gubernamentales de todo el mundo ofrecieron
su apoyo de diversas maneras.

Soler dijo que durante su viaje las Damas de Blanco también tuvieron
acceso a su porción de unos $22,000 del premio Sájarov ganado en el
2005, el Premio Vaclav Havel de $20,000, ganado este año, y $24,000
recaudado por los cubanos en Miami, Nueva Jersey y Puerto Rico. Cuba no
permitió que las mujeres salieran de la isla en el 2005 para recoger el
premio Sájarov.

Soler no quiso hacer más comentarios sobre el dinero, pero está claro
que va a ser una gran ayuda para los disidentes, que a menudo son
despedidos de sus empleos con el gobierno, y en un país donde el
trabajador promedio estatal gana oficialmente alrededor de $17 al mes.

Soler también señaló que ella y sus compañeras Belkis Cantillo y Laura
Labrada, de las Damas de Blanco, se sintieron “rejuvenecidas y
revitalizadas” al recibir ovaciones de pie durante sus comparecencias
ante varias audiencias de exiliados en Miami, el mes pasado.

MAS AMBICIONES

Entretanto, la de La Habana Yoani Sánchez envió la semana
pasada un mensaje de Twitter diciendo que sus ambiciones para el futuro
de Cuba habían crecido tanto durante su viaje de tres meses por el
extranjero que su regreso había sido “como intentar entrar de vuelta en
un lugar donde antes cabía y ahora me queda estrecho”.

“Ya estoy de vuelta. Con una energía que los tropiezos cotidianos
tratarán de recortar, pero de la que algo me quedará para emprender
nuevos proyectos”, escribió Sánchez, quien ha dicho en su
Generación Y que quiere abrir un periódico.

Ella no ha dicho si su viaje la ayudó a conseguir apoyo financiero o de
otro tipo para lo que sería el único periódico fuera de control estatal.
Pero su cuenta de Twitter ganó más de 100,000 seguidores durante su
viaje, lo cual llevó el total a más de 500,000.

Por su parte, Fariñas dijo que había sentido “mucho más ánimo y
ambición” durante su viaje actual al extranjero, y que esperaba llegar
pronto a Bruselas para recibir el Premio Sájarov, y los aproximadamente
$67,000 del mismo, que el Parlamento Europeo le otorgó en el 2010.

El estuvo la semana pasada en Polonia, asistiendo a un seminario sobre
resistencia no violenta junto a una docena de otros cubanos en Gdansk,
cuna del movimiento Solidaridad que sacó del poder al gobierno comunista
en 1989.

Fariñas dijo además que llevará consigo a su regreso a Cuba un ejemplar
traducido al español de un libro sobre los tipos de cambio que los
disidentes están tratando de conseguir en Cuba, titulado From
Dictatorship to Democracy ( De la dictadura a la democracia) y publicado
en el 2002 por disidentes de Burma.

OPCIONES PARA SALIR

El nuevo sistema de migración de Cuba no sólo permite a la mayoría de
los disidentes salir y regresar, sino que permite a todos los cubanos
quedarse en el extranjero hasta 24 meses sin perder su residencia. Para
regresar después de ese período, primero tienen que recibir permiso de
La Habana.

Familiares del difunto disidente Oswaldo Payá recién llegados a Miami
para escapar del acoso del gobierno podrían regresar a Cuba de visita,
de ser necesario, para ocuparse de los asuntos del Movimiento Cristiano
Liberación de Payá, dijeron partidarios del mismo.

“Ahora se puede ser disidente y opositor en esta orilla del estrecho de
la Florida, trasladar el buró de La Habana a Miami y establecer el
puesto de mando en cualquier suburbio”, escribió el columnista Alejandro
Armengol en el website Cubaencuentro.

El periodista disidente Orlando Luis Pardo Lazo, ahora en Estados Unidos
en su primer viaje fuera de Cuba, bromeó que él incluso podría regresar
a La Habana a pasar un fin de semana, y agregó: “Este es el momento de
llenar la brechas en la llamada reforma migratoria”.

Alrededor de 20 disidentes han viajado al extranjero hasta el momento,
media docena han regresado y más se disponen a viajar. A unos pocos se
les negó el permiso de viaje porque habían sido sentenciados a largas
condenas de cárcel pero puestos en condicional por razones de
.

Soler, Sánchez, Fariñas y Pardo admitieron además que sus viajes al
extranjero los habían acercado a los exiliados cubanos, descritos por
mucho tiempo por la propaganda castrista como capitalistas rabiosos e
incluso vengadores sanguinarios.

“Pero uno viene aquí y se encuentra, y habla con respeto (con
cualquiera), desde veteranos de la brigada que desembarcó en la Bahía de
Cochinos hasta alguien que quiere hacer inversiones de capital en Cuba
ahora mismo”, dijo Pardo.

Además, los disidentes dijeron que su exposición internacional debería
darles una protección adicional contra la represión del gobierno. Pero
eso, admitieron, no es más que una esperanza.

La Habana aligeró las restricciones de viaje por sus propios intereses,
alegan los disidentes, y no para dar un respiro a la oposición.

Los cambios podrían mejorar la imagen de Cuba en el extranjero, afirman.
Más cubanos en el extranjero podrían mandar más remesas a los familiares
en un país escaso de dinero. Y tal vez algunos de los disidentes podrían
decidir quedarse en el extranjero y dejar de luchar contra el gobierno.

Pero si los viajes de los disidentes se hacen demasiado problemáticos
para el gobierno, añadió Pardo, La Habana siempre puede volver a cambiar
las reglas para impedir la salida de los disidentes, bloquear su
regreso, o incluso incrementar la represión.

“Estamos viendo un rayito de la esperanza que tenemos en el corazón,
estamos listos para que pase algo bueno”, dijo Pardo. “Pero el gobierno
no puede permitirse la tolerancia. La represión física podría recrudecerse”.

Soler dijo que las Damas de Blanco continuarán sus marchas de protesta
después de las misas del domingo en La Habana —la única protesta
política pública permitida por el gobierno— y se esforzarán por expandir
las marchas a otras partes de la isla.

Cuando regresó a La Habana, dijo, ella trajo consigo varios pares de
zapatos de mujer. Ellos venían en muchas tallas diferentes, pero siempre
en blanco, beige y otros colores claros, para que las mujeres puedan
seguir marchando.

Source: “Disidentes cubanos regresan a la isla con más fuerza para
luchar – Cuba – ElNuevoHerald.com” –
http://www.elnuevoherald.com/2013/06/15/v-fullstory/1500859/disidentes-cubanos-regresan-a.html

Tags: , , , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
We run various sites in defense of human rights and need support to pay for more powerful servers. Thank you.
Archives